Noticias y curiosidades

Golf en Argentina

Cada vez que un golfista realiza una jugada, pasado y presente del golf argentino se enlazan en ese momento único e irrepetible. Es que desde hace más de cien años esta práctica se ha ganado un lugar destacado en el universo deportivo del país.

Como todas las buenas historias, ésta tiene un comienzo fechado, y es 1879.

Ese año, el escocés Henry smith fue demorado en el puerto de Buenos Aires porque un empleado aduanero se alarmó por los palos de madera y hierro que traía en su equipaje. Esta divertida anécdota muestra que hasta entonces nadie en el país había oído hablar del golf. Pero esto se modificó con la llegada de capataces e ingenieros contratados en el reino unido para la construcción del ferrocarril: ellos trajeron al país la costumbre de practicar este fascinante deporte. El primer partido del que se tiene registro lo disputó Valentín G. G. scroggie y tuvo lugar en 1885, en la plaza de san martín. A partir de estos episodios iniciáticos, las ganas de jugar empezaron a expandirse: en 1897 se fundó el Campeonato Amateur del río de la Plata. A la vez, tanto los clubs como las competencias empezaron a crecer. se hizo necesario, entonces, unificar los handicaps, además de interpretar las reglas de golf que llegaban desde saint Andrews. Estos elementos motivaron que, en 1926, en una importante reunión en la que participaron las más distinguidas instituciones de la época, naciera la Asociación Argentina de Golf.

Desde entonces, muchos golfistas han brillado tanto en el país como en el exterior. Entre todos ellos sobresale el maestro Roberto De Vicenzo, uno de los más queridos y admirados deportistas, que ha ganado 232 competencias profesionales alrededor del mundo, incluidos los Abiertos de 17 países, como el British open en 1967. Con un estilo propio, ha contribuido a transmitir su pasión a las nuevas generaciones.

Otra luminaria es Eduardo “Gato” romero, quien tiene más de 100 victorias en su carrera, incluidas 8 en el European Tour y 6 en el senior Tour, además de haber ganado el us senior open. Otro hito nacional es Ángel “Pato” Cabrera, quien sorprendió al mundo al ganar en 2007 el us open y en 2009 se convirtió en el primer latinoamericano consagrado en el masters de Augusta. Y otros grandes forman parte de esta historia, como José Jurado, Jorge ledesma, Vicente fernández, José Cóceres y jóvenes promesas como Andrés romero. Además, destacados diseñadores
locales y extranjeros como Alister macKenzie, robert von Hagge, Jack Nicklaus, luther Koontz, Juan Dentone, Caprile & Capdepont, Greg Norman, Gary Player, mark Adams, randy Thompson y Emilio Serra han dejado su sello en nuestro país.

También, como símbolo del valor que posee este deporte, hay que considerar que el Abierto local es una de las más antiguas  competencias nacionales del mundo. Todos estos logros coronan una actividad que maravilla desde el campo de golf más austral del planeta hasta la calidez de Jujuy.

Hoy en día, son muchísimos los fanáticos que se lucen en las alrededor de 320 canchas de todo el país. selectas y eclécticas, se caracterizan por su multiplicidad: desde clásicos diseños británicos hasta modernos trazos americanos, todos conjugan armoniosamente el espíritu local y el aura
cosmopolita. Definitivamente, la Argentina es un país privilegiado para la práctica de este deporte tanto por las condiciones climáticas como por la calidad de sus campos de golf, con desafiantes diseños y una infraestructura de máxima categoría. Y a eso se suma el placer de jugar rodeado de imponentes paisajes naturales, dignos de una postal de ensueño. Todos estos méritos han sido reconocidos por la International Association of Golf Tour operators (IAGTo), la entidad global que
promueve el turismo de golf, que ha premiado a la Argentina como mejor Destino de Golf del Año 2011 en latinoamérica y el Caribe. Este reconocimiento ya lo había recibido en 2008, lo que la convierte en el primer país en obtener el premio en dos ocasiones.


Sin dudas, hace más de un siglo que la Argentina y el golf están escribiendo esta historia de la que vos podés formar parte.

Translate »